Rajoy exhibe sus reformas en Brasil entre elogios

Mientras en España la corrupción centra el debate político y el PP sigue sangrando por la herida de los escándalos, en Brasil, de visita oficial, Rajoy comprueba cómo el prestigio de nuestro país y el suyo propio va en aumento por los datos de recuperación económica y creación de empleo. Después de los elogios del presidente brasileño, Michel Temer, ayer fue el ministro de Exteriores brasileño, Aloysio Nunes, quien aseguró que Rajoy es «uno de los líderes más influyentes del mundo contemporáneo» y destacó su política económica.

En las reuniones oficiales y en los encuentros económicos y empresariales, Rajoy defendió el «relato» de sus reformas, de las que han tomado buena nota en Brasil. Ayer empezó la jornada con un reunión con el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, que llegó media hora tarde y lo achacó al tráfico de su ciudad. Alckmin, de centro derecha, suena como posible futuro presidente del país, y reconoció que la visita de Rajoy era «extremadamente importante». El Estado de Sao Paulo concentra el 40 por ciento del PIB nacional, y su gobernador se interesó sobre todo por la necesidad de las reformas y por el acuerdo con Mercosur.

En el Encuentro empresarial Brasil-España, Rajoy animó al Gobierno brasileño a seguir su camino reformista: «Animo al Gobierno brasileño a continuar con las reformas económicas. Son necesarias siempre, para que la economía sea cada vez más competitiva, y se cree empleo. Lo he vivido. España también ha hecho frente a una situación de crisis sin precedente, pero gracias a una ambiciosa agenda reformista, hemos conseguido un giro de 180 grados. En 2016, la economía española creció un 3,2 por ciento, a la cabeza las grandes economías de la zona euro, y en 2017, al menos crecerá en un 2,7. Esto era impensable hace solo cuatro años». Rajoy mostró su deseo de que el acuerdo de asociación de la UE y Mercosur esté listo este año, porque lanzaría un mensaje positivo a la comunidad internacional sobre los beneficios del mercado y la apertura exterior.

Durante su estancia en Sao Paulo, y en otro foro económico con la sociedad civil, Rajoy insistió en que hace solo cinco años, «todo el mundo» anunciaba que España iba a ser intervenida por la Unión Europea. Ahora, lleva ya tres años de crecimiento y en los dos últimos ha crecido el doble que la zona euro, muy por delante de Alemania, Italia, Francia y Reino Unido.

Por eso, defendió las medidas y los ajustes que tuvo que llevar a cabo, aunque en ocasiones fueron duros y supusieron sacrificios para los ciudadanos, pero son los que , a su juicio, dieron resultado: «Las cosas no son porque sí. La lotería toca a muy pocas personas, y lo que toca es hacer las cosas bien, esforzarse, ser serio y pensar en el medio y el largo plazo».

Rajoy reconoció que esas reformas difíciles tuvieron un coste para el PP, «nada menos que 50 escaños» en las elecciones generales, en las que perdió de forma abrupta la mayoría absoluta. El presidente continuó con ese relato que al presidente de Brasil, Michel Temer, le pareció impecable y del que tomó buena nota: hoy España, subrayó Rajoy, está en una posición «infinitamente mejor» que hace cinco años. Por eso animó a Brasil a seguir el mismo camino de consolidación fiscal, control del gasto público y reformas. «Aunque te critiquen, hay que seguir adelante».

«Si no lo haces te van a criticar también. En el primer caso no vas a conseguir absolutamente nada, y en el segundo vas a conseguir salvar a tu país, quedarte con la conciencia muy tranquila e, incluso ganar las elecciones», comentó, en referencia a su propia experiencia.

Antes de acabar su visita a Sao Paulo, Rajoy tuvo un encuentro informal con representantes de la colectividad española, y también con las empresas que han participado el Encuentro Empresarial. Un total de 70 empresarios viajaron desde España para estar presentes en este encuentro, que inauguró Rajoy. Por la tarde, el presidente se desplazó hasta Montevideo, para iniciar la segunda parte de su viaje oficiala Brasil y Uruguay. En la capital uruguaya, y en concreto en la Embajada de España, tuvo una recepción a la colonia española, la más numerosa del mundo en relación con la población del país de acogida, con 70.000 españoles residentes.

Read The Rest at : ABC.es

Source link