«Nadie podrá decir que con el PP la Justicia no es independiente»

El presidente Rajoy mantiene la calma, y ante los escándalos de corrupción que están sacudiendo España, a casi 10.000 kilómetros de distancia, en Montevideo, saca pecho porque «es ahora, con gobiernos del PP, cuando se está actuando contra la corrupción y se está condenando». Sin entrar a comentar ningún caso concreto, Rajoy avisó ayer de que en España, mientras él siga siendo presidente del Gobierno, el Estado de Derecho se respeta .
Rajoy puso ayer punto final a su viaje oficial por Brasil y Uruguay. La última parada la hizo en Torre Ejecutiva, sede del Gobierno de Uruguay, donde compareció de forma conjunta con el presidente local, Tabaré Vázquez. Fueron las primeras declaraciones públicas de Rajoy desde que estalló la Operación Lezo . La noche anterior, el presidente valoró la situación en una charla informal con periodistas en la Embajada de España en Montevideo, y fue ahí donde subrayó que «el que la hace la paga, como se está viendo».
A Rajoy se le vio relajado, sin ninguna tensión especial, satisfecho por el resultado de un viaje en el que ha apreciado el reconocimiento al peso internacional de España, y en el que ha dado pasos importantes para cerrar un acuerdo al que da una importancia muy especial, el que unirá a la Unión Europea y Mercosur, y que espera que se concrete antes de final de año. Rajoy ha escuchado estos días cómo han elogiado, casi con fervor, sus reformas, y cómo se reconoce el repunte de España en estos años. Incluso José Mujica confesó a los periodistas el «respeto» que le merecía Rajoy. En este contexto, los escándalos de corrupción han llegado al otro lado del Atlántico como un ruido que apenas ha afectado al presidente. Pero la repercusión del viaje en España sí se ha visto empañada por los escándalos. Rajoy, impertérrito, ni cree que la estabilidad corra peligro en España, ni considera que la corrupción esté tan extendida como quieren hacer ver algunos: « Generalizar es un error muy grave ».
Al llegar a la sede del Gobierno de Uruguay, donde le esperaba Tabaré Vázquez, Rajoy escuchó por primera vez en todo el viaje oficial unos insultos desde la calle : apenas dos o tres personas, que le llamaron «ladrón» y le instaron a regresar «a casa para solucionar el desaguisado». Fue después de la reunión de trabajo con Vázquez cuando se pronunció, ya ante las cámaras, sobre la corrupción, después de una semana de Operación Lezo, y lo hizo para reivindicar la actuación de los gobiernos del PP.
«Lo que tengo que decir es lo que pienso: nadie podrá decir que bajo gobiernos del PP la Justicia no ha actuado con total independencia. Es ahora, con gobiernos del PP, cuando se está actuando , condenando y los jueces están tomando las decisiones que consideran oportunas», afirmó con rotundidad, sin referirse a ningún caso concreto, ni a los que afectan al PP ni a los que han llevado al primer Pujol a la cárcel .
Rajoy pidió que se deje trabajar a los jueces sin presiones ni críticas: « Soy partidario de que se deje trabajar a los jueces y no se discutan sus decisiones y soy partidario de que aquellas personas que incumplan la ley sean sancionadas, siempre y cuando se demuestre, porque hay una presunción de inocencia». Fue ahí cuando volvió a reivindicar su compromiso en la lucha contra la corrupción: «En España, y mientras yo sea presidente del Gobierno, el Estado de Derecho se respeta, y eso significa sometimiento de todos, sea Gobierno o diputados, a la ley, pero también presunción de inocencia».
Al ser preguntado sobre la respuesta que debe dar el Gobierno para hacer frente a un clima casi irrespirable por los casos de corrupción, Rajoy expresó su respaldo a la actuación de los jueces, y lo que quiso dejar claro sobre todo es que en España no hay impunidad, porque el que la hace la paga. «Yo confío plenamente en la Justicia, porque creo en el Estado de Derecho y en la separación de poderes. Haré todo lo posible por facilitar su labor, pido que se deje trabajar con tranquilidad a la justicia. El que la hace la paga, lo he tenido siempre muy claro». El presidente insistió en que en ningún caso se debe generalizar ni extender una sombra de sospecha sobre todos los políticos y «servidores públicos». «No se puede generalizar, hay decenas de miles de personas que se dedican en España a la política y que son fieles servidores de lo público , y no se debe generalizar».
Rajoy evitó dar pistas en la rueda de prensa sobre sus intenciones ante una posible comparecencia en el Congreso de los Diputados. Pero la noche anterior, en la charla que mantuvo con los periodistas, aseguró que él estará siempre «a lo que digan los tribunales y el Parlamento». Se refería por un lado a su declaración como testigo en el juicio del caso Gürtel, y dejó a los jueces la decisión sobre la manera en que debe declarar. Pero por otro lado también insinuó que si el Parlamento se lo pide, acudirá al Congreso para dar las explicaciones oportunas. Fuentes de La Moncloa confirmaron, sobre su posible comparecencia, que hará lo que decida el Parlamento.

Read The Rest at : ABC.es

Source link