España, en el radar de los mayores fondos soberanos del mundo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sido el último organismo en mejorar su previsión de crecimiento para la economía española, en concreto 3 décimas, hasta el 2,6% este año. Pero la mejoría viene ya desde hace unos años, y no ha pasado desapercibida para los fondos soberanos, que han situado su radar sobre nuestro país. A finales de junio del año pasado había 94 fondos de este tipo operativos en todo el mundo, con unos activos valorados en 7,2 billones de dólares, según el informe «Sovereign Wealth Funds 2016» elaborado por IE Business School, ICEX y KPMG. Nuestro país está en el top 3 de los países europeos en el ranking de este tipo de inversión. España recibió entre 2009 y 2016 35.000 millones de dólares de estos vehículos inversores.

La pregunta es si toda esta ingente cantidad de dinero proveniente de fondos que están en manos de Estados, recala en nuestro país, entre otros, porque hay buenas empresas a precio de ganga tras la crisis o porque hay buenos fundamentales que atraen este tipo de inversión.

La estabilidad, el alto crecimiento económico y la salud de nuestras empresas disparan el interés
Javier Santiso, profesor de IE Business School y presidente de Sovereign Wealth Lab, considera que «el atractivo es real, sobre todo en los sectores inmobiliario y tecnológico, que acapararon la mitad de este tipo de inversiones en 2015. El inmobiliario duplicó su actividad hasta las 48 operaciones destacando sobre todo el subsector hotelero, que recibió una inversión de 7.100 millones de dólares de fondos soberanos, con Qatar Investment Authority como inversor más activo. El sector tecnológico concentró 51 operaciones».

Ignacio de la Torre, socio de Arcano, cree que «las empresas en España no están a precio de saldo, ya que se pagan importantes múltiplos, alrededor de unas 11 veces ebitda . La cuestión de fondo es que España está de moda porque es el país que más crece de las grandes naciones occidentales, presenta riesgos acotados ya que el crecimiento no se basa en deuda ni en déficit por cuenta corriente y los activos inmobiliarios no están aún en situación de burbuja, aunque si siguen las compras se acabará generando».

Otro de los datos que destaca el informe es la amplia diversidad de perfiles que tienen estos fondos, tanto por su origen como por su tamaño. Los diez primeros, cada uno de ellos con más de 200.000 millones de dólares bajo gestión, acumulan el 73% del total de activos, siendo el fondo de Noruega el que se mantiene en los alto de la clasificación, con 914.000 millones de dólares. Por procedencia geográfica destacan cuatro grandes zonas: Oriente Medio, China, Noruega y Sudeste Asiático.

Francico Javier Garzón, consejero delegado de ICEX, aseguró durante la presentación del informe que «España tiene una economía abierta al exterior, sostenible y equilibrada, que está atrayendo con renovado interés al inversor internacional con un incremento de la inversión extranjera directa en los últimos años, por lo que los fondos soberanos también han incrementado sus posiciones en España en los últimos años».

Un 30% de crecimiento
En 2015 se registraron 180 operaciones de fondos soberanos, lo que supone un aumento del 30% respecto a 2014, y en el primer semestre de 2016 se identificaron cerca de 100. Esto significa que aunque se ha incrementado el número de operaciones, el montante global de las mismas se ha reducido significativamente, lo que refleja en gran medida que los fondos soberanos apuestan por activos de mayor valor, pero para ello comparten su exposición con otros socios, según el informe.

Fernando García-Ferrer, socio de Private Equity de KPMG en Europa, Oriente Medio y África, cree que «se observa una mayor interacción de los fondos soberanos con otros fondos de inversión. Es el caso del sector del Private Equity, en el que estamos viendo cómo los fondos soberanos inyectan directamente capital o se alían con ellos para realizar adquisiciones directas en modo de coinversión». Para Ignacio de la Torre «tiene todo el sentido del mundo que los fondos soberanos participen en inversiones con la fórmula del venture capital pese a que es más volátil».

La estabilidad, el alto crecimiento económico y la salud de nuestras empresas disparan el interés Entre las razones de esta mayor actividad de los fondos soberanos en general, se sitúa en lugar destacado la caída del precio del petróleo, que ha pasado en solo unos años de 100 dólares el barril a poco más de 50 habiendo llegado a situarse hasta en 30, a lo que se han unido los mínimos históricos en que están los tipos de interés en casi todo el mundo.
Estos hechos han provocado que muchos fondos soberanos de Oriente Medio hayan virado su mirada hacia otro tipo de activos más estables, como los del sector inmobiliario o de infraestructuras, o la propia tecnología mencionada anteriormente.

En relación con este último aspecto, el tecnológico, el informe señala que cada vez son más los fondos interesados en este tipo de valores, procedentes de todo el mundo (desde Singapur a China pasando por Malasia o Francia) y son cada vez más sofisticados, entrando en rondas de inversión de startups cada vez más tempranas. En esta actividad destacan los fondos Temasek y CIG, ambos de Singapur, o el Public Investmente Fund de Arabia Saudí con su alianza estratégica con Softbank para crear el mayor fondo de inversión en tecnología del mundo valorado en 100.000 millones de dólares.

José Carlos García Quevedo, director ejecutivo de «Invest in Spain», cree que «el hecho de que los fondos soberanos hayan bajado el mínimo para invertir, incluso por debajo de los 50 millones de euros, abre muchas posibilidades para las empresas españolas, a lo que ayuda también el hecho de que España sea el noveno país de la OCDE más abierto a la inversión extranjera».

El experto de KPMG aseguró, además, que «Temasek tiene listo un billón de dólares para entrar en activos de moda y retail en España, fruto del éxito que tienen las empresas de este sector en todo el mundo».

Punto estratégico
Otro de los sectores que está siendo analizado por los inversores estatales es el logístico ya que España ocupa un lugar fundamental para la distribución de mercancías por toda Europa. Uno de los fondos interesados es CIG, aunque no es ni mucho menos el único.

En cuanto al inmobiliario, se ha convertido ahora también en destino del dinero procedente de los fondos soberanos. La principal cualidad de este sector es que da rentabilidades que pueden considerarse medias pero más o menos estables a largo plazo, precisamente una de las características que buscan estos inversores. De este modo, el sector inmobiliario ha recibido el 37% del total de la inversión de los fondos soberanos. Las materias primas, por su parte, están en horas bajas ya que tan sólo recibieron el 5% del dinero mientras que el sector financiero tampoco está muy boyante ya que acumula el 12%, frente al 17% de ejercicios anteriores, sin duda fruto de la crisis bancaria que siguió a la grave crisis económica de hace unos años.

En el caso de España, otro de los factores que han pesado para la entrada de capital foráneo por la vía de los fondos soberanos ha sido nuestra posición geoestratégica, como puerta de América Latina además de a la mencionada Europa, lo que supone que entrar en multinacionales españolas representa, de paso, tomar posiciones en el continente sudamericano, como han sido los casos de las operaciones realizadas por los mencionados fondos en estos años en Santander Brasil, Cepsa, Iberdrola y Repsol.

Industria y finanzas
Los expertos consideran que el atractivo de España para este tipo de inversiones reside en la combinación de oportunidad financiera y a la vez industrial. Hay que recordar en este punto la obligatoriedad que se impuso a muchos bancos españoles de desinvertir en sus grupos industriales para reforzar capital, lo que supuso una excelente oportunidad para tomar posiciones en algunas de las joyas de la corona de la industria española, que a su vez necesitaban dinero fresco para poder desarrollar sus negocios o simplemente reestructurarse. De este modo, la inversión de los fondos soberanos en España entre 2007 y 2014 alcanzó los 13.000 millones de euros, el 10% de la inversión total que llegó a nuestro país, según datos del mencionado informe y que viene a demostrar el valor anticíclico de este tipo de inversores con vocación de largo plazo.

Temasek tiene listo un billón de dólares para entrar en activos de moda y retail en España, según KPMG¿Y qué ha hecho en España el fondo soberano más importante del mundo, el todopoderoso fondo de pensiones noruego que tiene activos por valor de 914.000 millones de dólares? Pues mantiene la confianza ya que en 2014 elevó un 15% sus posiciones en compañías españolas, así como en deuda soberana de nuestro país en un momento crucial, ya que a finales de 2013, tenía en su cartera bonos y obligaciones del Tesoro español por importe de 3.323 millones de euros, situando a nuestro país en la doceava posición por volumen de inversión del fondo noruego en deuda soberana. La tendencia continuó y en el año 2015 la deuda española escaló hasta el séptimo puesto, con 4.700 millones de euros invertidos en bonos de nuestro país, por encima de la posición que mantenía en ese momento en deuda soberana en Francia o en Italia.
Y como no podía ser de otra manera,
el atractivo de la inversión en España
también ha sido visto por los inversores de los fondos soberanos chinos y de Singapur, con las recientes tomas de posiciones en Miquel Alimentació, en Aleastur, AENA o Euskaltel, entre otras. En la misma línea el Fondo de Inversión de Omán compró el emblemático hotel Hilton de Barcelona por 60 millones de euros. El sector hotelero español ha recibido 300 millones de euros de inversiones de fondos soberanos desde el año 2013.

Otra de las tendencias que detectan los expertos es que en los últimos cinco años las estrategias de inversión de los fondos soberanos se han vuelto más sofisticadas derivándose hacia energía, infraestructuras, inmobiliario (especialmente hoteles) pero sin olvidar el sector financiero.

Soberanos&privados
En términos generales, y al margen de las operaciones en España, esta misma semana se ha confirmado la tendencia de los fondos soberanos de buscar nuevos modos de obtener rentabilidad dada la constante caída de los precios del crudo. Ha sido el caso de Mubadala Development, uno de los fondos soberanos de Arabia Saudí, que ha anunciado una inversión de 750 millones de dólares en Ardia, un fondo de capital privado que tiene su sede en París. Este movimiento, según los expertos, es inusual ya que Mubadala, que tiene activos por valor de 67.600 millones de dólares, se dedicaba hasta ahora precisamente a repartir dinero y no a buscarlo.

Desde su creación en 2002 por parte del Gobierno de Arabia Saudi, Mubadala se ha convertido en una importante fuente de dinero para los inversores ávidos de fondos, como es el caso del fondo de capital privado Carlyle Group, con sede en Washington. Mubadala, cuyo presidente es el príncipe de Abu Dhabi, está en medio de una fusión con el también soberano International Petroleum Investment, conocido como IPIC, y juntos manejarán activos por valor de 125.000 millones de dólares.

Según la consultora Preqin los activos totales de los fondos soberanos crecieron un 1% en el último año, de marzo de 2016 al mismo mes de 2017, hasta alcanzar los 6,59 billones de dólares.

La compra de Cepsa, la operación pionera
La historia de la actividad de los fondos soberanos en España tiene un hito importante: la compra del cien por cien de la petrolera Cepsa en el año 2011 por parte del fondo de Abu Dabi International Petroleum Investment Corporation (IPIC) por 3.650 millones de euros. Esta entrada de capital foráneo se produjo en un momento en que España atravesaba una de sus peores crisis económicas en décadas, lo que en cierto modo hizo que se conviertiera en algo así como una fuerza anticíclica. Desde entonces han sido numerosas las operaciones, entre las que destacan sobre las demás las protagonizadas por los fondos soberanos de Qatar. En menos de dos años China, Qatar y Abu Dabi invirtieron nada menos que 18.500 millones de euros en tomar posiciones en empresas españolas líderes en sus respectivos sectores, lo que ha contribuido también a internacionalizar en cierto modo el tejido empresarial español, incluidos equipos de fútbol tan icónicos como el Real Madrid, que en 2014 firmó un contrato con IPICpara llevar en sus camisetas publicidad de Emirates Airlines, o el Barcelona, cuyos jugadores mostraron por todo el mundo la publicidad de Qatar Airways.

Veto a empresas corruptas
El mayor fondo soberano del mundo, el de Noruega con cerca de un billón de dólares en activos, ha anunciado que desinvertirá en las empresas declaradas culpables de corrupción, de contaminar o de no respetar los derechos humanos. Este fondo está presente en 9.000 compañías en todo el mundo, lo que supone que tiene en sus manos el 1,3% de todas las acciones cotizadas en el mundo.

Read The Rest at : ABC.es

Source link